Decorar con pompones

Hola a todos de nuevo!! Hoy os traigo un post algo diferente. Hace poco vi por Pinterest este colgador para puertas y me encantó. Soy fan de los pompones en todos sitios, así que pensé en hacer uno para mi casa y enseñaros cómo se hace. Espero que os guste y ya me contaréis qué tal os va! No es difícil, eso sí, yo lo he hecho con pomponeras, que son estos aparatitos de plástico donde vas enrollando la lana para hacer el pompón. Son muy cómodos y se hacen bastante rápido, podéis encontrar este mismo que yo he usado aquí.

Yo he usado lana de tres colores de tonos suaves y tres de los tamaños de pompones.

Vais enrollando lana en cada lado de la pomponera, según os guste el pompón más o menos gordito, tendréis que poner más o menos lana.

Al final, os quedará así cuando hayáis terminado de enrollar la lana.

Ahora solo tenéis que cortar por fuera para que se corte la lana y deje libre el canal, insertar una hebra de lana (antes de retirar la pomponera) y anudarla fuerte; después, ya se pueden separar las dos partes de la pomponera. Aunque el pompón salga algo deforme y con hilos más largos, no os preocupéis!! Con unas tijeras (yo utilicé un cortahilo, que es más preciso), vais recortando el pompón y dándole forma.

Estos son los tres tamaños una vez terminados los pompones. Como veis, le he dejado las tiras bastante largas para poder unir unos con otros.

Ordenamos los pompones en el orden que queramos y con una aguja insertamos por el centro del pompón un extremo del hilo sobrante del pompón inferior y hacemos un nudo con el otro extremo. Lo ideal es anudar los dos extremos dentro de uno de los dos pompones para esconderlo.

Quedaría algo así! Algo solo hay que recortar el sobrante.

Por último, os aconsejo pegar todos los nudos y los hilos sobrantes entre sí con silicona para que quede todo fijo como lo queráis. Luego yo simplemente lo anudé a la puerta, pero también podéis cortar el hilo sobrante si no os gusta 🙂

 

Deja un comentario